viernes, 11 de diciembre de 2009

Cantinflas recoge el Premio Nobel de la Paz

A ver quién me va a decir ahora que no es una cantinflada recoger el Premio Nobel de la Paz haciendo un discurso en el que se justifica la guerra. Como cantinflada es otorgar el premio a un presidente de un país, comandante en jefe de un ejército en funciones, con dos guerras sobre la mesa.

¿Acaso pretendían los cuates de la academia Sueca que Mister Barat Hussein Obama (Cantinflas para los herejes como mi amigo “el percusionista de la libertad” y, por supuesto, como yo), aboliera por decreto las guerras en el mundo, aprovechando que es un iluminado, un semidiós salvador que acabará con los males que provoca el hombre (blanco, occidental) en el planeta?

Pues, decirles que el iluminado echó cuentas y dijo: “les suelto un discurso acerca de la necesidad de la guerra justa para parecer honrado y coherente, me llevo el premio a casa (“La vanidad es mi pecado favorito”, dice Al Pacino en el film The Devil's Advocate en el que interpretaba nada menos que al diablo) y ya veré qué me compro con el dinero, si es que mis asesores no me obligan a donarlo para algunas víctimas de guerra o alguna otra cosilla parecida”.

Me he leído, completo, el discurso pronunciado por el presidente norteamericano en la ceremonia de entrega del Premio Nobel celebrado en Oslo (una versión al español porque, aunque también lo revisé en inglés, mis conocimientos de ese idioma no superan al de un pastor alemán entrenado en Burundi: sit, jau, etc).
No es que dudara de las cosas que dijeron que dijo Obama. Sólo quería experimentar lo que se siente cuando se dicen, desde un podium, no desde un escenario, cosas tan cómicas como estas:

"Sería una negligencia no reconocer la considerable controversia que su generosa decisión ha generado. (Risas del público). En parte, esto se debe a que estoy al inicio y no al final de mis labores en la escena mundial. (Sonrisas de Obama). En comparación con algunos de los gigantes de la historia que han recibido este premio –Schweitzer y King; Marshall y Mandela– mis logros son pequeños".

Todavía”, le faltó decir. (Risas mías)
Lo leí en voz alta. Es algo genial, se los aseguro. El cinismo es todo un arte, pero sólo el artista que lo interpreta puede disfrutarlo cien por cien.

Y, a partir de ahí, la cantinflada:

Quizá el asunto más controversial en torno a mi aceptación de este premio es el hecho de que soy Comandante en Jefe de un ejército de un país en medio de dos guerras.”

Pues no lo aceptes, camarada.

De todos modos, estamos en guerra, y soy responsable por desplegar a miles de jóvenes a pelear en un país distante. Algunos matarán. A otros los matarán. Por lo tanto, vengo aquí con un agudo sentido del costo del conflicto armado, lleno de difíciles interrogantes sobre la relación entre la guerra y la paz, y nuestro esfuerzo por reemplazar una por la otra.”

Sospecho que las interrogantes son más bien acerca de cómo hacer pasar gato por liebre ante medio mundo; acerca de cuál carita poner y qué sonrisa esgrimir mientras se envía a jóvenes a matar y a morir en una guerra y se recibe un premio (que casi santifica a quién lo recibe) por su labor a favor de la Paz.

Bueno, pues aquí tienen algunas perlitas del discurso pronunciado por Cantinflas Hussein Obama.

No perder de vista que esto lo está diciendo un señor mientras recibe el Premio Nobel de la Paz.

... "Martin Luther King dijo en esta misma ceremonia hace años: “La violencia nunca produce paz permanente. No resuelve los problemas sociales: simplemente crea problemas nuevos y más complicados”. Como alguien que está parado aquí como consecuencia directa de la labor a la que el Dr. King le dedicó la vida, soy prueba viviente de la fuerza moral de la no violencia. Sé que no hay nada débil, nada pasivo, nada ingenuo en las convicciones y vida de Gandhi y King. Pero en mi calidad de jefe de Estado que juró proteger y defender a mi país, no me puede guiar solamente su ejemplo"...

No perder de vista que esto lo está diciendo un señor que llegó a la presidencia de los Estados Unidos como una respuesta de millones de personas al “afán guerrerista” de su predecesor George W. Bush.
- ... "no puedo cruzarme de brazos ante amenazas contra estadounidenses".
- "Que no quede la menor duda: la maldad sí existe en el mundo".
- "Un movimiento no violento no podría haber detenido los ejércitos de Hitler".
- "La negociación no puede convencer a los líderes de Al Qaida a deponer las armas".
- "Decir que la fuerza es a veces necesaria no es un llamado al cinismo".

Tengo la impresión de que Bush hubiera sido más discreto. Al menos era más coherente, no decía una cosa y hacía otra.
Veamos. Bush decía cosas como estas:
..."el mundo debe recordar que no fueron simplemente las instituciones internacionales –no sólo los tratados y las declaraciones– los que le dieron estabilidad al mundo después de la Segunda Guerra Mundial. Independientemente de los errores que hayamos cometido, hay un hecho clarísimo: Estados Unidos de Norteamérica ha ayudado a garantizar la seguridad mundial durante más de seis décadas con la sangre de nuestros ciudadanos y el poderío de nuestras armas. El servicio y sacrificio de nuestros hombres y mujeres de uniforme han promovido la paz y prosperidad desde Alemania hasta Corea, y permitido que la democracia eche raíces en lugares como los países balcánicos. Hemos sobrellevado esta carga no porque queremos imponer nuestra voluntad. Lo hemos hecho por un interés propio y bien informado: porque queremos un futuro mejor para nuestros hijos y nietos, y creemos que su vida será mejor si los hijos y nietos de otras personas pueden vivir en libertad y prosperidad. Entonces, sí, los instrumentos de la guerra tienen un papel en mantener la paz".
... "Considero que todos los países, tanto fuertes como débiles, deben cumplir con estándares que rigen el uso de fuerza. Yo, como cualquier jefe de Estado, me reservo el derecho de actuar unilateralmente si es necesario para defender a mi país".

Sólo que, estas precisamente, acaba de decirlas Cantinflas Barat Obama en su discurso al recibir el Premio Nobel de Paz.

Este es un mundo de mentiras, de líderes hipócritas y de seguidores tan hipócritas como ellos. Estoy convencido de que la mayoría de quienes esgrimían a Barat Hussein Cantinflas como bandera alternativa de paz, como salvador para el regreso de los Estados Unidos a su posición de líder mundial, están aplaudiendo ahora sus palabras y su cínica aceptación del Nobel de la Paz.

Una cosa quiero dejar clara: el discurso es impecable, como discurso. Sus planteamientos son realistas, prácticamente irrefutables. La posición que defiende es la que deberían tener presentes todos quienes creen que las libertades y el progreso de este mundo pueden ser sacrificados en nombre de una paz mansa que las pone en peligro.
Estados Unidos es, en la actualidad, la garantía mayor de protección de las libertades alcanzadas por el hombre en los años posteriores a la guerra mundial. La protección de sus propios intereses es la única protección que tenemos en el resto del mundo. Hacen los norteamericanos el trabajo sucio. Y odiados o admirados, todos sabemos que son necesarias sus guerras. Esto es lo que viene a decir el discurso de Obama Cantinflas. Lo que sucede es que a los hipócritas que a veces tanto vociferan no les importan las guerras en sí mismas, sino quién las hace. Las guerras son justas y justificables siempre que las haga “uno de los nuestros”. Hussein Cantinflas es “uno de los nuestros”.
Y fue aplaudido con emoción tras su diatriba a favor de la guerra a favor de la paz.

Lo que es impresentable es que no rechazara un premio otorgado con premisas justamente opuestas a las de su discurso. Total, lo hubieran aplaudido igual. Aunque tuvo la decencia de hablar claro, a Barat Cantinflas Obama le faltó coraje para ser ético y consecuente. Si se sentía obligado a hacer un discurso como ese, entonces, mejor hubiera rechazado el premio. Talento y apoyo le sobran para hacer un discurso adecuado, de modo que su rechazo no se interpretara como desprecio ni como una vuelta de espaldas a las “políticamente correctas” gestiones de paz que le exigen sus seguidores. El premio seguramente se lo guardaban para cuando terminara su legislatura.

Al final, me quedo con lo evidente: a estos no les importa nada mientras tengan el poder. Mañana el discurso puede ser otro o el mismo, simplemente será el que convoque mayor cantidad de votantes.

Les dejo estas tres frases del mismo discurso que parecen dichas por Bush:

- "Creo que se puede justificar la fuerza por motivos humanitarios, como fue el caso en los países balcánicos o en otros lugares afectados por la guerra".

- "Todos los países responsables deben aceptar la noción de que las fuerzas armadas con un mandato claro pueden ejercer una función en el mantenimiento de la paz".

- "Comprendo por qué la guerra no es popular. Pero también sé lo siguiente: la convicción de que la paz es deseable rara vez es suficiente para lograrla. La paz requiere responsabilidad. La paz conlleva sacrificio".

Y esta cantinflada inmejorable:

- "La no-violencia que practicaban hombres como Gandhi y King quizá no sea práctica o posible en todas las circunstancias, pero el amor que predicaron, su fe en el progreso humano, siempre debe ser la estrella que nos guíe en nuestra travesía".

Traduzco:
"Tomemos de Gandhi y King solo lo útil. Vayamos a la guerra con amor y fe"
Cantinflas Barat Hussein Obama.


Discurso completo en español.
Discurso completo en inglés.
.

12 comentarios:

  1. Nada, Rubén, que decirte, el ego onnubila. Es como dices, mejor que no lo hubiese recibido y así se habría evitado esas contradicciones "cantinflescas". Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. “…Este es un mundo de mentiras, de líderes hipócritas y de seguidores tan hipócritas como ellos…”.
    A eso se reduce todo. Por supuesto que hay otro tipo de seguidores, pero los ignorantes nunca han sido motivo de preocupación para nadie. Los verdaderamente peligrosos son los primeros, (me refiero a los seguidores hipócritas), -(...a los hipócritas que a veces tanto vociferan no les importan las guerras en sí mismas, sino quién las hace. Las guerras son justas y justificables siempre que las haga “uno de los nuestros”…), porque sin ellos, éstos Cantinflas no llegarían a ninguna parte.
    Muy bueno y esclarecedor este post. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Está claro, Denis, no recibirlo hubiera sido lo más coherente, pero eso sería pedirle peras al olmo. Aunque, más increíble aún es que se lo hayan otorgado. ¿O no? Uno no aprende; si miramos atrás vemos ¡cada premio!

    Danny, los "otros seguidores" a que te refieres son cada día más, como tú mismo has dicho en un comentario. Comienzan a ser motivo de preocupación, al menos para quienes aun nos preocupamos por lo irremediable.
    Gracias a ambos por comentar.

    ResponderEliminar
  4. ¿La paz ha de ser cobrada en vidas, sacrificios y guerra?

    Nu se yo eh? A mi este hombre no me ha convencido en absoluto. Mira que me cae bien...psché. Allá veremos que pasa.

    ResponderEliminar
  5. Hola Ruben, aquí leyendo tu profundo análisis ...también una gran decepción para mí...Obama tenia que haber renunciado a ese premio, era la única alternativa digna que le quedaba. Una vez que lo ha aceptado y ha hecho este discurso, pienso que es lo que dices: " este es un mundo de mentiras, de líderes hipócritas y de seguidores tan hipócritas como ellos".
    Ya ahora aprovecho para dejarte el link con las fotos que mi Betty les tomó en La Negra Tomasa por si quieren bajar alguna: //tinyurl.com/ya4x6ja. Pasamos una tarde maravillosa. Volvemos antes de fin de año. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ñoooooooooo, QUE CLASE EMBARQUE... YO SABIA QUE NO DURARÍA MUCHO EN SABER QUE ERA PRESIDENTE DE LOS EU...Y PARA LOS QUE CREÍAN QUE SERIA SANTO... COSA QUE MENOS MAL QUE CON ESTE DISCURSO YA EL PAPA ESTE RETIRANDO EL OTORGAMIENTO DE SANTO QUE LE IMPONDRÍAN...NO ENGAÑEN A NADIE SI LA GUERRA LA HACE UNO DE IZQUIERDA ES UN REVOLUCIONARIO Y SI LA HACE UNO DE DERECHA ES UN FACISTA ....ÑOOOOOOO...QUE IPOCRESIA.....

    ResponderEliminar
  7. Permítanme decir esto también: la promoción de los derechos humanos no puede
    limitarse a la exhortación. A veces, debe ir acompañada de laboriosa diplomacia. Sé que
    el trato con regímenes represivos carece de la grata pureza de la indignación. Pero
    también sé que las sanciones sin esfuerzos de alcance –y la condena sin discusión–
    pueden mantener un status quo agobiante. Ningún régimen represivo puede ir por un
    nuevo sendero a no ser que tenga la opción de una puerta abierta.

    OBAMA.......APLICASE A CUBA

    ResponderEliminar
  8. Rubencito, como te dije en el email que te envié ayer, siempre leo todas las entradas en tu blog, entre otras cosas porque "no sé bien" por qué, pero siempre son interesantes. No me parece nada alarmante que este señor, egomaníaco y manipulador se haya alzado con el Oscar, perdón el Nobel, al mejor actor protagónico ( best leading actor ). Y no me parece alarmante, repito, porque entre otras personalidades que lo recibieron ( ojo, no digo que lo merecieron ) se encuentra el señor (?) Arafat, connotado terrorista, responsable de la muerte de tantos miles de inocentes en absurdas e injustificadas guerras y otros tantos atentados terroristas, promovidos y organizados por él. No me sorprende, no; por el contrario me parece coherente. Sabemos cuán desprestigiado está este premio y no solo el de la Paz. Acaso olvidamos que escritores de la talla de nuestro admirado Vargas Llosa o Kundera aún no lo han recibido ( y no creo que lo reciban nunca )? Sobre el cinismo del que hablas, este señor me recuerda al personaje de Choderlos de Laclos en Amistades Peligrosas que tan magistralmente interpreta ( como casi todo lo que hace ) John Malkovich en un antológico duelo histriónico con Glenn Close. And the Nobel goes to...

    Como diría mi admirada Oriana en su libro Entrevista con la Historia ..." Pobre Nobel, pobre Paz".

    Un quiero para tí y la Juditha,

    El Portero de derechas

    ResponderEliminar
  9. Anónimo (14 de diciembre 2009, 21:00), ¿de verdad piensas que 50 años sin libertad de expresión, sin derecho a viajar libremente, sin posibilidad de un partido en la oposición, escasez, miedo, y asesinatos tienen algo que ver con las sanciones impuestas a Cuba?
    Sé que la tolerancia y el diálogo están de moda pero me parece un derroche de ingenuidad creer que con la diplomacia pueda conseguirse suprimir algo de la lista anterior.
    Cuando dices: …”Ningún régimen represivo puede ir por un
    nuevo sendero a no ser que tenga la opción de una puerta abierta”…, te recuerdo que son “50 AÑOS” y lo menos que les interesa a estas alturas a estos dictadores es cambiar de sendero.
    Respecto a Obama, cualquier coqueteo que pueda tener con Cuba es obvio que estará marcado por el interés de los votos de La Florida y no por ese halo de salvador que han querido otorgarle. El desinterés por la democracia en Cuba es recíproco.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  10. Un par de consideraciones acerca de estas dos entradas. Para los que no lo hayan leído, el comentario de Anónimo (14 de diciembre 2009, 21:00) es una frase extraída del discurso de Obama al recibir el Nobel, seguido de una sugerencia a que se aplique a Cuba o insinuando que está dicha precisamente para el gobierno cubano. Lo que señala, acerca de esa frase y su comentario, Anónimo (16 de diciembre 2009, 06:25) es absolutamente cierto y lo suscribo en su totalidad: ahí no hay nada que buscar por esa vía (y si existe otra, yo no la conozco.. “se trancó el juego”)...
    Ahora bien. Hay un detalle que merodea cerca de mi coleta desde hace tiempo y que tiene que ver con lo dicho por Obama: “Ningún régimen represivo puede ir por un nuevo sendero a no ser que tenga la opción de una puerta abierta”. Las intenciones del presidente norteamericano escapan a mi entendimiento, por su cantinfleo constante y su manera resbalosa de decir y no decir, de no concretar jamás. Pero, “la opción de una puerta abierta” la entiendo debatible desde el siguiente punto de vista: ha de haber una puerta de escape, una serie de garantías a todos los implicados en los desmanes de estos últimos 50 años en Cuba, o nunca dejarán el poder (no pueden dejarlo, porque tendrían que pagar por esos desmanes y saben que el castigo sería severo). La “puerta abierta” habría de ser una especie de amnistía para todos ellos, de modo que no teman recibir el peso correspondiente de la justicia si abandonan el poder. Tanto Raúl Castro (su hermano no cuenta, pues mientras viva ningún cambio es posible) como sus más cercanos y comprometidos seguidores, saben que en un país civilizado, en democracia, ellos tendrían que rendir cuentas ante la justicia por todo el daño infringido. Por tanto, habría que buscar una vía, una especie de pacto en el que a ellos se les garantice inmunidad a cambio de abandonar el poder.
    Todo esto es muy delicado y sería también muy doloroso para las personas que han perdido familiares o para quienes simplemente reclaman que se haga justicia. ¿Puede ser esta una correcta interpretación de lo dicho por el presidente norteamericano?. Y, aunque no parece lo más justo, ¿pudiera ser una posible salida para Cuba?.

    ResponderEliminar
  11. Oriki por la Libertad (a San Lázaro, como a Babalú Ayé)…
    Proclama como una promesa de todos los cubanos
    Por José Antonio Gutiérrez Caballero.

    Tú, que eres Padre del mundo, Babalú.
    Tú, Hijo de Obbatalá o Naná Burukú.
    Tú que eres santo milagroso, sólo tú,
    dános una señal como San Lázaro, o tal vez cual Babalú,
    porque vamos de rodillas, y tampoco vemos luz.
    Si estamos en la tierra prometida por orishas como tú,
    haz que mi pueblo sea libre, y no fugaz tragaluz,
    que no tiene ni el derecho de cambiar, a contraluz,
    la torpeza de un destino que nos niegan junto a sus
    promesas de pacotilla…Que respondan, dime tú,
    ante el altar, Babalú,
    cuánto más hemos de orar para que nos des salud,
    pero salud libertaria, con Ayé de Babalú,
    que es como tener Aché y la gracia de Jesús,
    o hasta un buen Mafere Fun,
    para que damas de blanco puedan lograr con su alud
    que le entreguen a sus hijos, o a los esposos que tú
    criaste para que Cuba fuera inmensa multitud,
    como una madre pariendo felicidad al azul,
    cuando un pueblo que germina se congeló en plena luz,
    por un sol que a mediodía se hizo un iceberg, Babalú…

    Tú que eres padre del mundo, San Lázaro, cómo tú
    permites que el miedo sea una pandemia entre tus
    hijos de pueblo, para los que el norte o sur,
    sólo significa huir del terror que pone a tus
    generaciones en cruz,
    pero no la cruz del santo, sino la maldita cruz
    de un gobierno con muletas y mastines, Babalú,
    que no cura enfermedades, ni las plagas, como tú,
    sino inventa ser potencia, cuando daña la salud
    a los nobles de conciencia, que están presos por virtud
    de un ideal que es más alto que los carteles sin luz,
    que a menudo proliferan en sus calles, como el pus
    inyectado en cierta gente, que repudia lo que tú
    en otro tiempo nos diste como ejemplo de inquietud…

    Tú, que eres tan milagroso, San Lázaro Babalú,
    cura al enfermo de miedo, como al de lepra, haz que tus
    oraciones lleguen justo para el pueblo en su quietud,
    haznos hombres, Babalú,
    ruega a todos los orishas que se unan a este alud
    de las conciencias divinas y terrenales, que aún
    como las damas de blanco o los que tienen virtud,
    puedan sumarse al milagro de conquistar la salud
    ciudadana de este pueblo, que no necesita a un
    amo de presa, con perros que vomitan sobre el tul
    de una patria que no quiso atraerlos con ningún
    pretexto de feria o trampa innoble de ideas, Babalú:
    Ni tus perros callejeros ladran la mañosa pulcritud
    de ese falso patrón pregonando la salud que nos das tú:
    Ni siquiera ellos lo siguen, como tampoco ningún
    ciudadano que respete las leyes del diloggún.

    Tú, padre del mundo y nosotros, dime tú,
    cuándo vas a darnos ese milagro superior a la salud:
    hagamos la promesa de librarnos de ese pus,
    de esa rabia que maldice la libertad de nuestro azul,
    acabemos con el miedo que circunda toda luz,
    y cual fieles al Rincón de San Lázaro, con tus
    instrumentos y rezos, vayamos todos a pun
    tualizar un destino que hoy merece hasta el zunzún
    de nuestra Cuba en potencia, para armarnos la salud
    de un país que es pura savia de criollos y de negros, Lazarú…

    ¡Somos el milagro del suelo en que nacimos, Babalú!
    ¡Es hora de reencontrar el mar y el cielo azul!
    ¡Sal, Lázaro, levántate y anda entre nosotros con tu luz!
    ¡Ayúdanos y cúmplenos esa promesa, San Babalú,
    pues la libertad de un pueblo es su mayor salud!
    JOSÁN CABALLERO

    “Cantos de alabanzas u Orikis. Pertenecen a la poesía popular yoruba. Son nombres de alabanzas, frases poéticas, para describir y ensalzar a los dioses o a los hombres. Cada yoruba posee su oriki propio, que va acumulando en el transcurso de su vida y que lo identifica, pues en él se expresa su condición social, su estirpe, y hasta sus hazañas. Se cantan al son de un tambor, por rapsodas profesionales, que han de conocer los nombres de alabanza de todas las familias y del pueblo, por lo que en ciertos días de fiesta, salen por las calles, cantando los orikis a cada transeúnte, quien deberá entregarle a cambio unas monedas”.
    17 de diciembre del 2009.

    ResponderEliminar
  12. Oye, ¿este tipo no trabaja?

    ResponderEliminar