viernes, 4 de diciembre de 2009

MIS derechos de autor

MIS derechos de autor NO están por encima de los derechos fundamentales de ningún ciudadano.
MIS derechos de autor NO están por encima de MIS derechos fundamentales como ciudadano.
Ningún comité gubernamental, ningún grupo, lobby o persona, fuera de los órganos judiciales competentes, puede tener absolutamente ningún derecho a violar mi privacidad, que es el único modo de saber si yo hago uso o no de las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías, internet principalmente. Ningún Ministerio, desde el de Cultura hasta el de Interior, puede tener acceso a mi vida privada sin una orden judicial previa. (1)

Ya viví durante 34 años en un sitio donde ninguno de esos derechos es respetado. Hoy, como ciudadano español que quiere y acata las leyes de este país, NO puedo quedarme callado ante la posibilidad de que aquello vuelva a ser parte de mi cotidianidad.
A la derecha de mi blog tengo colgadas algunas de mis canciones más queridas. Para que sean escuchadas por quien lo desee. Las he colocado haciendo uso de mi más absoluta libertad y de mis derechos como autor. Pueden solicitármelas e intercambiarlas libremente. (2)

Lo hago única y exclusivamente en mi nombre, única y exclusivamente en nombre de mi percepción acerca de este tema tan controvertido de los derechos de autor y el libre intercambio de (mi) música.
Para ello hago uso de mi soberanía y libertad.

Toda persona es libre y tiene la posibilidad de defender lo que entiende son sus derechos. Pero para ello no puede pisotear los derechos de los demás. Mucho menos ningún gobierno. No se puede legislar en contra de los derechos de todos a favor de unos pocos.

Ya existen leyes que protegen mis derechos de autor y funcionan. Hay detalles que ajustar, pero eso no puede ser motivo para imponer más leyes si estas ponen en peligro mis propias libertades y derechos y, por tanto, las de todos y cada uno. (3)

De lo que se trata en este caso es de que el gobierno socialista de España pretende corresponder al apoyo propagandístico, ideológico y político recibido de parte de muchos artistas y creadores entre los que NO me encuentro.
Quiero dar fe de ello y por tanto me sumo, en mi condición de autor, de ciudadano libre y exclusivamente en mi nombre, al

Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

(1) Esos elementales derechos personales son los que corren el riesgo de ser vulnerados en España si sale adelante una modificación (ocultada hasta la aprobación del Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible que la incluye) en la Ley de Servicios de la Sociedad de Información y que implica el quebrantamiento de varios de esos derechos fundamentales por parte de un organismo gubernamental “especializado” sin necesidad de autorización judicial, que podría cerrar páginas y expulsar a usuarios de Internet alegando una violación de los derechos de autor. Al menos eso es lo que deduce la mayoría de los usuarios de la red, al tiempo que lanzan un grito en defensa de esos derechos, pues la poca luz arrojada sobre el asunto por sus gestores y el modo oscuro con que ha sido tratado hacen sospechar cualquier cosa.

(2) Otra cosa es que alguien pretenda lucrar con ellas. En ese caso, si lo consigue, le ofrezco, como autor con todos los derechos que por ello me corresponden, negociar un acuerdo mercantil al respecto en el que ambos salgamos beneficiados, yo como creador y él como hábil gestor (yo no he sabido serlo). Igual acuerdo le ofrezco si lo consigue con canciones mías que yo no haya colgado en la red ni dado autorización alguna para su libre consumo.
Si la intención es lucrar con temas de mi propiedad sin mi consentimiento, esa actitud “pirata” tiene castigo por ley, y ha de ser resuelta ante jueces en los tribunales correspondientes.
Para el tema económico existe legislación que me obliga desde el punto de vista legal y moral a cumplir con mis deberes de contribuyente.
Para ninguno de estos asuntos necesito la intervención de gobierno alguno.

(3) Respecto al intercambio de archivos a través de redes P2P y de los portales de enlaces no tengo mayor información, pero se me ocurren dos o tres consideraciones:
Si nadie gana dinero y es solo intercambio, pues no hay nada o muy poco que hacer. Siempre ha existido el intercambio libre de música.
Si hay quienes están ganando dinero con ello, la conclusión es que SÍ hay “negocio” donde los afectados sólo ven “piratería”. Pues, entonces, que esos afectados se integren e inviertan en esos “negocios” o que creen sus propios portales de intercambio y neutralicen a estos presuntos “piratas” en abierta y libre competencia, toda vez que los dueños de estos portales ilegales consiguen ganar dinero aun resultando gratis, para quien la descarga, la música con que “comercian”. Consideremos la posibilidad de legalización de ese “negocio”, no limitemos la solución a su persecución y posible destrucción. Quizás haya que acudir a la contención en nuestras intenciones de dar “pelotazos” y hacer millones a diario, pero es que hoy día eso está bastante complicado incluso para los bancos.
O que quiebre quien no quiere asumir las nuevas relaciones de mercado y cierren y nos dejen vivir la vida tal como la vida viene, no como pretenden ellos que se conserve.
Es hora de que los autores y artistas hagamos conciencia de que corren otros tiempos y que hay que renovar el espectáculo.
Y dejemos el cuento de que se va a acabar la música. Al menos a mí y a una buena cantidad de gente que conozco tendrían que matarnos para conseguir que no cantemos.
Eso, cantemos más y lloremos menos. Ahora, eso sí, creo que habrá que cantar mejor.

.

11 comentarios:

  1. Querido Rubén, aunque no negocio con tu música, siempre que puedo se la envío o la recomiendo a muchos de mis amigos y amigas a los que por cierto les encanta, seguiré haciéndolo porque creo que tu música no puede quedarse sin ser escuchada. Un abrazo fuerte, Josefo

    ResponderEliminar
  2. Hola, Rubén, cómo estás, es un particular y excelente artículo, que todos debemos defender y ondear, por cuanto nos toca a muchos, o a todos, muy de cerca, en especial, porque hay que renovar el discurso de los tiempos y es menester que nos apertrechemos en nuestros conceptos, valores, creatividad e integridad, para que no vulneren los objetivos y caminos que visualizamos para nosotros y muchos como nosotros. Vi que entraste al post que toma como punto de partida el texto de Santa Yoanis, pero como vi que no lo comentaste, pienso que no lo has leído, por lo largo y polémico, mas espero que me comentes algo pronto. Cuento con ello para sentir el mejor de los reposos, y tu música que a veces deleita mis sentidos, con pasmosa lucidez. Abrazos y saludos, en este día barbarísimo. Te aprecia ya, Josán Caballero.

    ResponderEliminar
  3. En el preámbulo de la Constitución española se dice que ésta nace con la determinación de “consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular”.

    Y un poco más adelante, en el artículo 18, queda claro que la competencia de la ley en cuanto a las regulaciones del uso de Internet es limitar su uso para "garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos".

    Me suena a que pretenden todo lo contrario, pero si de violaciones se trata y la LEY, celosa vigilante, necesita batallas que librar o banderas que enarbolar porque no dirige su mirada a la poca observación y respeto de los derechos primeros de los ciudadanos, aquellos derechos naturales e imprescriptibles del hombre, enunciados hace casi 250 años y que ahora consideramos indiscutibles, que son anteriores a los poderes establecidos y son considerados como aplicables en cualquier lugar y cualquier época. Esos que nos son negados o gravados por el poder y el dinero y la inobservancia de las leyes por parte de quienes deberían defenderlas y defendernos.

    En fin, que si volviéramos a las cavernas saldríamos ganando.

    ResponderEliminar
  4. Y sobre el gusto de disfrutar de tu música sin trabas, poco que decir, dudo que nadie haya hecho más "negocio" con eso que yo, "me he lucrado" a placer.

    ResponderEliminar
  5. Enteramente de acuerdo y que abran los ojos los españoles, no sea que en breve tengamos por acá alguna "comisión de evaluación" o al mismísimo Guzmán en persona asesorando a la SGAE

    Avioneta

    ResponderEliminar
  6. Josefo, hay un montón de cosas por las que tengo que darte gracias. Esta es una de ellas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Josán, gracias por tu apoyo y tu comentario. Alegra ver que haces tuyas mis consideraciones acerca de este tema que, aunque aparentemente se refiere un particular problema de España y la música, en realidad es un gran dilema universal: ¿conseguiremos mantener los espacios de libertad que nos ofrece internet o finalmente los gobiernos terminarán invadiendo también el otro lado de la pantalla y didiéndonos qué podemos o qué no podemos hacer? Un buen día para ti.

    ResponderEliminar
  8. Gisela, ¡por fin Gisela!. Te he estado esperando desde la primera letra. Sabes cuánto necesito tu agudeza y capacidad para poner luz en todo lo que miras (tus mañas, sin ir más lejos) (y cuando quieres, que todo hay que decirlo). Te has hecho esperar, pero vienes con toda la artillería engrasada y disparando al estado mayor de los malos. Los derechos naturales, indiscutibles del hombre a que te refieres, hoy día tienen un solo enemigo: los gobiernos. No se llega al poder sin el apoyo de grupos influyentes a los que luego hay que corresponder devolviendo favores si se quiere conservar ese estatus de semidiós que ofrece la carrera política.
    La acústica que suele haber en las cavernas es ideal para la música, pero pagan poco y las cuevas cinco estrellas están ocupadas todas por los diseñadores del calentamiento terrestre.
    En cuanto a mi música ¿qué me vas a contar?: tú la has visto nacer e intentar andar, y estás en toda ella.
    Gracias por acercarte acá.

    ResponderEliminar
  9. Avioneta, ¡por favor!, ustedes los locos siempre andan asustando a la gente con sus raras visiones. A ver si vas a atraer malos bichos con tus profesías.

    ResponderEliminar
  10. Rube, como vivo inmersa en la tragedia de la libertad, que mira que cuesta que no te la toquen! no sabia de esos intentos anticonstitucinales que rondan las españas...
    firmo y reparto tu manifiesto y me sumo a la lista de los que traficamos tu musica. he querido ser decente y siempre tenerte al tanto, pero que castigo vas a darme si te enteras de que desde que has colgado las canciones en el blog, las uso de background en mis clases de español... y los estudiantes flipan... cual sera oh, captain, my captain, mi castigo?

    ResponderEliminar
  11. Ruben jajajja y nosotros que ? aqui subastando tus discos en Tierra Santa, ahi frente al Santo Sepulcro venden un tal disco que se llama Ruben Y Judith en el Muro.

    completico Made in The Land of Milk and Honey.

    ResponderEliminar