lunes, 20 de junio de 2011

Indignado (III)

Si existe en la trasnochada izquierda europea otra nostalgia tan recurrida como la de la Revolución Cubana, es la del Mayo del 68 francés.


La izquierda española (y mucha derecha también) no es la excepción. Y a pesar de que aquí apenas se aportó una revuelta modesta ahogada por el franquismo, o precisamente por ello, el sueño de enfrentar al viejo régimen sigue y seguirá pendiente pues ya no será posible cumplirlo

Los gritos del mayo francés no se profirieron contra una dictadura aletargada y  antigua como la que imperaba en España. Aquellos gritos provenían de un mundo estable, amansado de bienestar y riqueza. Eran gritos provenientes del agotamiento, no de la indignación. Un mundo próspero en el que los intelectuales bostezaban abrumados por esa variante de
desempleo que es, para un intelectual, no tener apenas influencia en la historia que fraguan cada día el hombre individual y el social. Aquellos intelectuales se apropiaron del grito de mayo y se propusieron más o menos rediseñar el futuro. Y más o menos lo consiguieron. Porque, aunque ya casi nadie recuerda qué fue aquello exactamente, el mito de mayo del 68 aún hace suspirar al viejo continente ante cualquier asomo de crisis.

Quedan por ahí fragmentos de sueños incompletos, como este:

“... el efecto del 68 en España comportó una fuerte radicalización de movimientos que ya estaban en marcha, como el estudiantil y el movimiento obrero, o ayudó a la creación de otros nuevos, como el movimiento de las feministas, pero no lograron enlazar la lucha contra la dictadura con el objetivo de una democracia «socialista» o «anticapitalista».”     (EL MAYO DEL 68 FRANCÉS Y SU REPERCUSIÓN EN ESPAÑA Montserrat Galceran Huguet - pag. 21, final)

o como este:

“Por tanto, el significado histórico fundamental del Mayo del 68 no se ha de buscar ni en las "especificidades francesas", ni en la revuelta estudiantil, ni en la "revolución de las costumbres" que nos repiten hoy con todos los tonos y melodías (los ideólogos de la burguesía) sino en la salida del proletariado mundial de la contrarrevolución y su entrada en un nuevo periodo histórico de enfrentamientos contra el orden capitalista.»    (1er párrafo)


Pero, buscando y rebuscando entre referencias accesibles que lo definan clara y seriamente, encuentro detalles que me hacen sospechar que en ningún sitio hizo tanto daño mayo del 68 como en la España posterior a la muerte de Franco. Tal parece que, sin la experiencia de la libertad previa que sí habían conocido todos sus vecinos europeos, la naciente democracia española, sobre todo la de los socialistas en los 80, asumió como propios los “postulados” de mayo del 68. Y los aplicó de manera radical, los hizo ley. 

Observo estas palabras del actual presidente francés referidas a aquel suceso y descubro la génesis del modelo de mundo en que aun se educan los niños y jóvenes españoles:

“Mayo del 68 nos había impuesto el relativismo intelectual y moral. Los herederos del 68 habían impuesto la idea de que todo vale, de que no hay ninguna diferencia entre el bien y el mal, entre lo verdadero y lo falso, entre lo bello y lo feo. Habían querido hacernos creer que el alumno vale tanto como el maestro, que no hay que poner notas para no traumatizar a los malos alumnos, que no había diferencias de valor y de mérito. Habían querido hacernos creer que la víctima cuenta menos que el delincuente, y que no puede existir ninguna jerarquía de valores. Habían proclamado que todo está permitido, que la autoridad había terminado, que las buenas maneras habían terminado, que el respeto había terminado, que ya no había nada que fuera grande, nada que fuera sagrado, nada admirable, y tampoco ya ninguna regla, ninguna norma, nada que estuviera prohibido.”

Del mismo discurso extraigo estos fragmentos que parecen destinados a la España de hoy:

"... la herencia de Mayo del 68 ha liquidado a la escuela de Jules Ferry en la izquierda francesa, que era una escuela de la excelencia, del mérito, del respeto, del civismo; una escuela que quería ayudar a los niños a convertirse en adultos y no a seguir siendo niños grandes, una escuela que quería instruir y no infantilizar, porque había sido construida por grandes republicanos que tenían la convicción de que el ignorante no es libre."

"La herencia de Mayo del 68 ha introducido el cinismo en la sociedad y en la política. Han sido precisamente los valores de Mayo del 68 los que han promovido la deriva del capitalismo financiero, el culto del dinero-rey, del beneficio a corto plazo, de la especulación. El cuestionamiento de todas las referencias éticas y de todos los valores morales ha contribuido a debilitar la moral del capitalismo, ha preparado el terreno para el capitalismo sin escrúpulos y sin ética, para esas indemnizaciones millonarias de los grandes directivos, esos retiros blindados, esos abusos de ciertos empresarios, el triunfo del depredador sobre el emprendedor, del especulador sobre el trabajador."

No es Sarkozy ejemplar que satisfaga mis expectativas de liberación, puesto que para mí todo político estatista forma parte del problema no de la solución, pero valgan esas reflexiones para observar la España contemporánea bajo el prisma con que algunos franceses observan las secuelas de sus propias exuberancias. 
(Todo el discurso puede leerse aquí)



Es probable que el principal aporte de mayo del 68 fuera este nuevo espécimen de ciudadano que de manera silvestre crece y se multiplica por toda la pradera europea, que vive y se alimenta del sistema al tiempo que arremete contra él, sus fundamentos y sus formas. Y cuya variante española teme ahora perder sus prebendas. No son revolucionarios (esa palabreja, para mí tan relacionada con el conservadurismo), ni de lejos. No son rebeldes. No pretenden en realidad cambiar el sistema (ni locos)  No la Democracia. Hablan en nombre del pueblo y de todos saltándose, sin ofrecer solución alguna, el complejo rol que juega en la democracia moderna la llamada "regla de la mayoría", mediante la cual, cuando existen diversas opciones y propuestas, la que mayor cantidad de apoyo reciba por parte del pueblo es la que se aplica. El 22 de mayo supimos la opinión de la mayoría del pueblo.

Sin embargo, siguiendo la línea de lo ya transitado, algo me dice que estos de hoy son también los que van escribir y contar la historia de y durante los próximos 50 años. Al menos lo intentarán, tal y como hicieron aquellos del mayo de entonces intentando hacernos creer que lo habían cambiado todo. No es difícil detectar en algunos de estos "indignados" el rostro y la compostura de quienes ya se reconocen predestinados a perpetuar la historia de la Nueva Democracia o como sea que se les ocurra nombrar a todo esto que han comenzado (ya no se atreven a llamar "revolución" a sus protestas, apuestan por la ambigüedad para desmarcarse del  tipo de violencia relacionado con esa palabra) 


Algunos con libros de notas, otros con cámaras fotográficas (de las carísimas, por cierto) no han ocultado ni un momento el gesto de estar tomando apuntes, sacrificando la recomendable discreción al hecho de saberse imprescindibles en su doble rol de testigos y protagonistas de este momento histórico. Aún no necesitan disimular el imprescindible porte de superioridad intelectual y moral, más bien lo acentúan (siempre procurando no alejarlo del estándar consensuado), para, de esa forma, poder ser detectados por los gurús y profetas establecidos del  ramo, algunos de los cuales ya se han acercado para animarles y poner en su conocimiento que, efectivamente, han sido detectados. Poco a poco irán puliendo el verbo y los modales, bajo  la impronta y auspicio de las normativas de lo "políticamente correcto". Hasta llegar a alcanzar la exacta transparencia del discurso engalanado con la visión ideológica adecuada para entender la historia en tiempo real, y contarla. Son los falsos intelectuales, vigías y diseñadores de una-otra realidad tan falsa como la que hemos creído estar viviendo los hombres y mujeres de finales del Siglo XX y principios del XXI.

En este mayo español  de hoy están gritando también los más radicales de buena parte de los futuros periodistas y escritores y cineastas y fotógrafos y filósofos y políticos y ecologistas del porvenir inmediato, ese que ya han decidido ir ocupando ante la proximidad del retiro (forzoso) de los del 68. Son los que fundarán los nuevos periódicos digitales, virtuales o de papel, las nuevas editoriales y productoras de cine, los neopalacios de una cultura que ellos mismos se encargarán de diseñar mientras cuentan, a su manera, desde tales libros y periódicos, la “compleja historia de la traspostmodernidad"...  Inconclusa historia – dirán - plagada de sus propias buenas intenciones y hermosos intentos de diseñar un mundo mejor, que se verá irremediablemente obstruida por el enemigo de siempre, el viejo, inmoral y malvado Capitalismo.

Y, tal cual sus padres lo fueron luego del 68, estos de hoy serán el principal freno a la historia que nos espera. Porque, tal y como de los gritos de aquel mayo francés apenas salió algo novedoso y útil, tampoco de entre quienes emiten estos gritos de hoy saldrán los hombres y mujeres que se constituirán en el motor principal de la sociedad, en la locomotora real del Hombre del futuro inmediato. Las más ilustres mentes, los auténticos y coherentes artistas, los grandes industriales y empresarios, los más creativos emprendedores generadores de capital y puestos de trabajo, los que construirán y luego abrirán las puertas al porvenir, los que crearán el Pensamiento del futuro, el Arte trascendente, bienestar, riqueza y prosperidad para la especie humana no se encuentran hoy en las plazas de este “mayo de 2011”. Tal y como los que todo eso han creado durante estos últimos 43 años no se encontraban en las plazas de “mayo del 68”.

Para constatarlo no hay más que ver cómo esas reivindicaciones no están relacionadas con la propia libertad y el deber, sino con el aumento de control por parte de ese Estado al que dicen enfrentar y con sus propios presuntos derechos de grupo.

No son todos, intento decirme. Probablemente algunos habrá cuya honestidad e inteligencia los conducirá por otros derroteros.
Pero, la mayoría es sólo ganado, incapaz de generar en grupo o de manera individual una sola idea que sacuda la deteriorada estructura social que han heredado, una utópica o posible idea que los confirme al menos como seres pensantes, y los aleje de ese ostentoso sentimentalismo que los induce a exhibir indignación, precariedad, indefensión.
Ganado, encerrado cada uno en su personal redil de ignorancia, y domesticado por cawboys portadores de ideas tan nocivas y tramposas como que nacemos con una suerte de derecho natural a obtener y hacer uso de una riqueza que no hemos creado, y que, aunque sean otros los que trabajen y creen esa riqueza, todos somos merecedores de ella y de su reparto equitativo.
Como si la riqueza fuera un recurso natural y no fruto de la inteligencia y el trabajo del hombre.
Y no precisamente de muchos hombres, me atrevo a decir.

(continúa... seguramente...)
.

16 comentarios:

  1. http://www.youtube.com/watch?v=OL7-vdtlh0s

    Trata de ver ese material y luego escribe Indignados IV, V, VI, VII & so on...

    ResponderEliminar
  2. Tengo una idea brillante! Vamos a parar de guardar nuestro dinero en bancos, y vamos a pagar las casas con el dinero que tenemos en mano!

    espera, no se puede? porque?! dices que no hay manera de hacer una inversión tan grande sin que los bancos nos presten ese dinero!? Bueeno, entonces vamos a construirlas nosotros mismos!

    Tampoco!? Hay leyes que limitan a un individuo construir su propia casa y vivir en ella?

    Valla justicia hay en este país.

    Bueno vale... vamos a usar el dinero de los que trabajan. Me han convencido!

    ResponderEliminar
  3. http://www.youtube.com/watch?v=LOmh3jcV28g&feature=player_embedded

    ResponderEliminar
  4. HERMANO: NO TE VOY A PEDIR QUE TE CONVIERTAS EN UN INDIGNADO (YO HE PREFERIDO CAMBIAR LA INDIGNACIÓN POR SUEÑOS Y PROYECTOS CONCRETOS), TAN SOLO QUE COMPRENDAS MEJOR LA NATURALEZA DE LA TRAMA Y EL DRAMA QUE INDIGNA Y LEVANTA A NO POCAS PERSONAS EN UNA CIVILIZACIÓN QUE HA LLEGADO AL COLAPSO DE SUS PARADIGMAS EPISTEMOLÓGICOS, DE SUS VALORES DE CONCIENCIA Y MODELOS DE CRECIMIENTO Y PROGRESO. AQUI TE DEJO UN DOCUMENTAL QUE ESCARBA HONDO EN LOS ESCOMBROS DE LO QUE HOY LLAMAMOS CRISIS Y QUE VA MÁS ALLÁ DE LOS EXCENTRICISMOS IDEOLOGICOS PUES, LA SITUACIÓN YA NO RESISTE UN ANÁLISIS DE ESE TIPO. ESPERO SEA DE GRAN UTILIDAD. TE ABRAZO

    http://www.youtube.com/watch?v=KX82sXKwaMg

    JULIO FOWLER

    ResponderEliminar
  5. Anónimo 20 de junio de 2011 17:48
    He visto ese documental, que no recordaba bien, principalmente porque no hay sorpresas en él: quien observe cómo funciona el poder tiene incluso los datos que oculta ese filme, los que no le interesó a su director contar y que son igual de interesantes. Lo veré de nuevo.
    Desde luego que la serie “indignados” va para largo... Pero no por ese documental, sino por este:

    http://player.vimeo.com/video/21949523?title=0&byline=0&portrait=0

    ResponderEliminar
  6. Churre, lo peor es que el dinero de los que trabajan se ha ido acabando y el que se está usando lo está imprimiendo directamente el gobierno.
    Sabes, al ver escrito lo de “Tengo una idea brillante!” he creído descubrir por qué quienes aquí escriben, en sentido general se limitan a indicar links donde son otros los que hablan y evitan exponer ideas propias: tener "ideas brillantes", incluso "tener ideas" en general, está muy mal visto y puede ser peligroso... y comprometedor.
    Al parecer tener una idea es algo pretencioso, indigno de un individuo. Usar la razón y la mente en beneficio propio terminará siendo penado por la ley.
    ... repite lo que escuches, repite, que eso no causa problemas...

    ResponderEliminar
  7. Anónimo 21 de junio de 2011 00:35
    El anciano Sampedro parece que intenta dejar claro, cuando dice "la gente no razona, no piensa" (minuto 01.22), que él personalmente no se considera parte de "la gente", cuando menos no parte de esa que ni razona ni piensa. En este punto debo completar la idea que le expongo a Churre anteriormente: usar la razón y la mente en beneficio propio terminará siendo penado por la ley, y solo podrás escapar a ella cuando el resultado de pensar te lleve a coincidir con tíos como Sampedro.
    Desde una, en su caso lastimosa superioridad ideológica que quiere hacer pasar por intelectual, proclama esta soberbia sandez: "lo que llaman izquierda, es decir, estar con los pobres..." (minuto 5.08) Ahí tienen; en tercera persona casi, como tratando de colar esa imparcialidad de observador objetivo tan frecuente en quienes sienten, cosa comprensible, cierta vergüenza en declararse abiertamente de izquierdas.
    Estamos todos muy creciditos para hacernos los tontos con respecto a cuál es la izquierda a que se refieren todos estos tíos antiguos (no por viejos sino por creyentes): control, totalitarismo, mentiras, eliminación de libertades, muerte, indigencia intelectual, física y moral. No me digan que NO es la misma izquierda, esa con el Ché en medio del pecho cubriendo apenas antojos de Cuba, Castro, Chávez y nostalgias de soviet y revoluciones, marxismo, maoísmo...
    “... estar con los pobres” Ahora entiendo tanta pobreza y tantos pobres en el socialismo: los crean para poder “estar con ellos”
    A esas ansias de que les pisoteen es a lo que Sampedro llama "... tomar conciencia de la realidad; no aceptar sin crítica propia, no aceptar sin discusión interior de uno todo lo que les dicen" (minuto 07.23)

    Para quienes hemos vivido el discurso del comunismo, aquí tienen esta preciosura del minuto 08.38
    "... Las batallas hay que darlas, se ganen o se pierdan, hay que darlas por el hecho mismo de darlas." ... wow, se quedó vacío...

    Y el remate de este anciano diseñador de "indignados":
    "Lo que sí es seguro es el cambio... Ahora, ¿el cambio hacia donde? Ah, eso ya depende de lo que hagamos"
    Eso es lo yo llamo tener las ideas claras.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo 22 de junio de 2011 13:31 - BIFI
    87.569 usuarios son el 0,38 % de los 22.971.350 de las personas que votaron el 22m. en España.
    Ni esa cifra que da BIFI ni esta que doy yo significan nada en última instancia: en Cuba nos han dicho desde siempre que, cuando los integrantes del M-26-J encabezados por Fidel Castro iniciaron su alzamiento armado, se quedaron el primer día con sólo unos 20 hombres.... uf... ya llevan 52 años en el poder, indignados contra el imperialismo, contra el capitalismo, contra la democracia... y contra el pueblo cubano.

    ResponderEliminar
  9. Julio. El hecho de que los motivos para la indignación sean reales no es suficiente. Lo más molesto es la manipulación que se hace acerca de cuáles son esos motivos. Trato en estos post de buscar el origen real de los problemas para no formar parte del grupo que pretende repetir esas mismas causas para solucionar el problema que causaron.
    No sé por qué es tan difícil de entender... mejor dicho, lo sé, pero es extremadamente incorrecta mi opinión al respecto y no se trata de alejar las posibilidades de coincidencias sino de aproximación a ellas.
    Yo no quiero cambiar el mundo hoy: lo estoy queriendo desde hace más de 30 años. Ahí está expuestos en mis canciones y en este mismo blog desde el principio.
    Romántico, evidentemente; las décimas de amor de mis padres tienen mucho que ver en eso. Pero, como aquel ruiseñor del cuento de Oscar Wilder, termina uno aplastado, estropeado y olvidado cuando equivoca las premisas.
    Por eso no soy un romántico sin más: soy un romántico indignado, pero, tal como romántico, un indignado radical. Y la mayor indignación es que me roben el derecho a mi particular indignación y conviertan esa palabra y de paso la actitud que describe en un payasería colectiva, o un movimiento social carente de rumbo concreto o, peor, con un peligrosísimo rumbo hacia el abismo totalitario.

    Por cierto, te agradezco el rostro descubierto y la intención de continuar buscando la coincidencia..
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Con mucho retraso he leído lo que llevas escrito sobre los indignados, incluyendo el delicioso post "Asamblea de Monte", un prodigio de penetración psicológica. Te sumerges en el alma de la gente de izquierdas como un explorador de las profundidades abisales y vuelves a la superficie cargado de secretos, de verdades que brillan al Sol como si lo vieran por vez primera desde el origen de los tiempos. Eres grande.

    ResponderEliminar
  11. Carlos, esa opinión viniendo de ti es tremendamente halagadora. Sigo tu lucha constante, sucumbo a tu honestidad y admiro la lucidez con que detectas y denuncias cada intento de manipulación de donde quiera que venga y con la que defiendes la verdad sin cansancio (ese cansancio contra el que, en lo personal, tengo que luchar una y otra vez, aburrido de la credulidad de tanto ingenuo y agotado ante la constante maldad de los manipuladores)
    Te agradezco profundamente tus palabras, que aprovecho para tomar aliento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Por cierto, me he tomado la libertad de transcribir varios párrafos tuyos en mi último post, si algún día voy por Madrid ya te invitaré a unas cervezas por aquello del copyright. ;-)

    ResponderEliminar
  13. Carlos, el valor del uso que has hecho de ese texto mío es superior a los costes de copyright... Ahora soy yo quien está en deuda, por tanto las cervezas van por mí.
    Comento en tu blog.

    ResponderEliminar
  14. Enlazo tu serie de posts sobre el tema "indignaditos". Te felicito por el blog (y por la música y por Matanzas)y espero tus sueños, porque hay gente que tiene tanta sed de ellos, que se enredan en pesadillas de otros siglos.
    ¡Con lo que cuesta hacer otro mundo posible y algunos están esperando a que el muérdago caiga del árbol!

    ResponderEliminar
  15. Gracias, Mujerárbol, por tu post tan lindo y por los enlaces.
    Copio aquí el link, pues resulta complicado acceder desde tu perfil.
    Tienes un lindo blog.

    http://www.banbile.com/2011/08/ante-el-espajo.html#more

    ResponderEliminar