martes, 22 de marzo de 2016

La interna Guerra Fría Norteamericana

Es una Guerra. Otra Guerra Fría. Una interna Guerra Fría Norteamericana. Guerra de dos partidos casi únicos y de un país dividido en dos bandos. Guerra de muchos años… intensa... sin solución... inútil. Una patética jugarreta de la historia en la que millones de hombres reponen en la vida real la rivalidad medieval de dos familias de ficción nacidas de la mente del hombre que rediseñó el idioma en que se comunican...
Es la guerra entre Republicatescos y  Democrapuletos.
Una guerra donde el único acuerdo inviolable es la prohibición de hacer uso de la razón y la objetividad a la hora de evaluar o de atacar al enemigo (valga la redundancia)

No es mi guerra esta guerra entre Republicatescos y  Democrapuletos. Pero ahora que vivo en Estados Unidos necesito dejar constancia de la anterior y presunta irracional e inobjetiva evaluación… y de la siguiente valoración…  
¿Realmente creen los Democrapuletos y sus coincidentes de tantas familias más (incluidos muchos Republicatescos) que es más irresponsable, temerario, demagogo, populista, peligroso y etcéteras el aspirante a la presidencia Mister Donald Trump, en sus diarios comportamiento, haceres y decires… que el actual Presidente Mister Barack Hussein Obama II que, en sus también diarios comportamiento, “aseres” y decires, negocia y legitima con/a dictadores, asesinos, mafiosos.. que reconoce como interlocutores y llama “presidente” y da conferencias de prensa junto/a/con/contra/tras individuos como los Castro y... etcéteraquemedafatiga...?

Un dictador es un dictador, NO es un “presidente”. En mi país no hay presidente... hay una familia de pistoleros que tomaron el poder hace 57 años y en él están, pistolas en mano… que enviaron al destierro a más del 10% de la población y se apropiaron de los derechos, las libertades, las voluntades y hasta del hambre de los que allí quedaron…
En su megalomanía, sus ansias mesiánicas y su desprecio a todo un pueblo víctima de sus co-sonrientes mafiosos, el democrapuleto señor presidente de los Estados Unidos no es menos vulnerable al rechazo ni está menos expuesto al desprecio que el republicatesco aspirante a su actual puesto de trabajo temporal.
Por cierto, a día de hoy  a D. Trump se le puede acusar tan sólo de “haber dicho”...
A  B. Obama ya quisiéramos algunos tener la oportunidad de interpelarlo por “haber hecho”...
Pregunto de nuevo: ¿quién más irresponsable, temerario, demagogo, populista, peligroso?
Algo más… ¿Piensan, los que piensan que Obama hace bien, que en su momento y lugar el señor presidente también se hubiera reunido con Hitler o con Pinochet? ¿Piensan que hubiera sido ese un acto apropiado, decente, responsable, adecuado para alentar la democracia en el mundo? ¿Piensan que con mafiosos y asesinos se negocia... que se rehabilitan, que lo merecen, que no es necesaria “la justicia”?
Está claro que no… Ni ellos lo piensan ni él lo hubiera hecho. Pero en el caso de Cuba lo ha hecho. Por tanto podemos considerar que el señor Obama no considera que las de los Castros son víctimas de una dictadura malvada e irracional, como la de aquellos… sino de una dictadura (lo de “dictadura” no lo negaría) algo más compleja… digamos “dictadura del proletariado”... Porque si no ¿qué razones humanitarias hay en darle balones de oxígeno y reconocimiento y prestigio y legalidad y categoría de interlocutor a tipos de la misma calaña que Hitler y Pinochet?

Como posible respuesta, esta sentencia de Ayn Rand que resume de manera estricta lo que opino acerca de las razones que mueven a Obama para gestionar toda esta apertura con el gobierno de los Castro:
No hay diferencia entre comunismo y socialismo, excepto en la manera de conseguir el mismo objetivo final: el comunismo propone esclavizar al hombre mediante la fuerza, el socialismo mediante el voto. Es la misma diferencia que hay entre asesinato y suicidio

jueves, 27 de agosto de 2015

No es la vida la que pasa, somos nosotros.

No es la vida la que pasa, somos nosotros.
I.
Toda persona ocupa un lugar único, no transferible, en este tren imparable y sin estación de destino que es la Vida... Ineludible viaje. Cuando nos percatamos del tren ya estamos montados en él, no hay vuelta atrás. No pudimos elegir entre viajar o no. Más aún: somos cada uno el viaje mismo, su sentido y su fin.
Pero generalmente todo eso nos toma desprevenidos y transitamos la mayor parte del trayecto mirando tras la ventanilla “cómo pasa o cómo se nos va la vida”... Sin darnos cuenta plena de que no es la vida la que pasa, somos nosotros. Eso que creemos ver pasar a toda velocidad tras los cristales realmente está quieto. Somos nosotros los que nos desplazamos, los de la prisa... ignorada o evadida, incontrolable prisa que nos acorrala en ese espacio que se comprime y comprime entre lo que somos y el momento en que, también sin poder elegir, el viaje termina para nosotros y tenemos que abandonar el tren.
Porque todos nos bajamos algún día del tren. A la mayoría nos aguarda una oscura estación en medio de la nada y del olvido. Otro pasajero se sentará en nuestra silla, se ajustará lo que fue nuestro cinturón y, ciclo eterno, recorrerá como sea capaz su propio tramo del viaje. Así va este tren desde tiempos ha... cada vez más lleno... ocupados siempre casi todos los asientos...
Casi... En cada vagón se avizora algún asiento vacío... eternamente inocupado desde que el pasajero que en él viajaba tuvo que abandonarlo. Porque hay asientos en el tren de la vida que nadie puede volver a ocupar jamás.
Claro que toda persona abarca un lugar único e insustituible. Pero hay seres que, además de ese su lugar, tienen espacio real y conviven en lo mejor (o en lo peor en tantos lamentables casos... sólo que aquí hablo de los buenos) del ser individual que cada uno de los otros es, como un órgano más del propio cuerpo espiritual de estos otros pasajeros que, una vez aquel ha concluído su viaje, conservan en sí todo el espacio que ya no ocupa físicamente el hombre único y especial que se ha bajado.

II.
Daniel Rabinovich acaba de abandonar el tren. No importa dónde se bajó ni por qué... no aplica la tontería cuando se va alguien que no tiene sustitución. El suyo es un asiento que no podrá volver a tener pasajero. Y, amputado uno de esos órganos que dan sentido a nuestras personales vidas, andamos cojeando hoy de la sonrisa quienes portamos a Les Luthiers (y a Daniel como alma de esa institución del humor en castellano) en nuestra chequera de pagar aquella parte de la felicidad que es el reír desde la inteligencia y el buen gusto.
Así le iba y le irá por siempre al artista y al ídolo de quienes lo degustamos con admiración, respeto y placer absolutos .
Pero quiero cantar sobre otro escenario en el que también reinaba este hombre especial.
De la dimensión humana de Daniel Rabinovich supe a través de la vía más hermosa que transitamos los hombres, la de una amistad: la que mantuvieron él y mi hermano de camino Pepe Pelayo. Fue Pelayo quien me condujo al hogar cálido e intenso que era Daniel a través de las historias, anécdotas, travesuras cometidas al andar o intercambiadas entre ellos a través de encuentros, mensajes y cartas, llamadas y “madruguerías” galopadas del lloro a la risa y del poema al chiste sobre un sendero de respeto, admiración y mutua necesidad satisfecha de saberse y tenerse.
Sacudido aún por lo irreparable y lo a destiempo de la partida del argentino quiero sencillamente dejar constancia de mi personal orgullo y de la emoción que en momentos especiales esa amistad provocó en mí... no sea que a un servidor o al propio Pepe nos bajen repentinamente del tren (porque siempre sería en contra de nuestra voluntad) sin haber proclamado yo a tiempo (mientras aún en el tren estamos) el orgullo que sentí y siento de haber sido el rincón elegido por Pelayo para descargar su íntima emoción de saberse destino cuando la necesidad de un abrazo apuraba a nuestro ídolo común.
El orgullo es para mostrarlo. El orgullo que proviene de los grandes y hermosos valores... y que es imperativo moral del hombre. Sólo quien sin esas premisas exhibe orgullo es un fanfarrón... Les Luthiers es un ídolo para los integrantes de la Seña del Humor de Matanzas, agrupación humorístico-musical cubana de la que formábamos parte Pelayo como director y fundador y yo como pude, desde que a mediados de los 80 topamos con un casette de esos maestros del arte... “Daniel, el de Les Luthiers” era, es y será nuestro ídolo de los “lesluthiers”...
He pedido permiso a Pelayo para mostrar este hermoso texto que tuve el privilegio de que necesitara él compartir conmigo y que recibió de Daniel, que he guardado con celo y celos y que me proporcionaron dos (énfasis) orgullos: el primero por Pepe, que era el destinatario de los apremios de amistad de Daniel... el segundo por mí mismo, que lo era (y aún creo serlo) de los de Pelayo.

De Daniel Rabinovich a Pepe Pelayo. Diciembre de 2011

Oiga Don Pepe:
Hace muchos años, una querida amiga mía llamada Paloma San Basilio, me regaló un rododendro.
Planta generosa, como mi amiga, no ha dejado de llenar mi jardín de flores rojas y bellas.
Cada vez que me acerco a ella, a la planta, me parece escuchar a Paloma cantando. Canciones picarescas, trozos de operetas y algunas otras que no logro reconocer. No tiene perfume, la planta, ni sus flores. A pesar de ello son realmente hermosas.
Y recuerdo a mi amiga cantando, charlando y comiendo y compartiendo una larga vida de amistad.
Esta mañana, mientras trataba de descifrar qué cantaba, mi amiga Paloma, me di cuenta de que había abierto una flor negra, el rododendro.
Primero pensé que era un bicho, alguna langosta o moscardón de los que la visitan, a la planta.
Pero luego, al observar detenidamente y más de cerca, al supuesto insecto, comprobé que realmente era una flor. Una flor negra.
Sorprendido, intenté comprobar si tenía perfume, la flor negra. Y sí. Lo tenía.
Un perfume a Caribe, a Islas de ensueño, a bongó y palmeras. A música.
Rápidamente traté de acordarme si había bebido y, por supuesto lo había hecho. Lo hago todos los días. Pero en una medida razonable, literalmente: una medida razonable. De manera que era imposible que estuviera en uno de mis habituales momentos, días o semanas de borrachera y falta de conciencia.
Y me habló... La flor. Me dijo que sabía mi historia, mi pasión por la música y por las plantas, mi culto a la amistad.
No creo que muchas flores hablen. Y mucho menos con ese sonido tan armonioso, como si cantara.
Me dijo que su negrura era de felicidad, de compartir con otras plantas y flores el amor por ese color.
Y me pidió que le cantara. “no me cortes, cántame”, me dijo, la flor.
Una canción Caribeña, en lo posible Cubana”, agregó.
Le contesté con indisimulable pena que no conocía ninguna para cantarle y traté de consolarla tarareando un par de canciones en iddish, de las que tanto me gustan, a mí.
Primero se sonrojó, como de placer, y luego retomó su color negro y volvió a hablarme, la flor.
Y por fin me pidió que lo llamara a mi amigo Pepe, el cubano, para que le cantara a ella especialmente, a la flor.
Está hermosa, la acabo de ver, a la flor. Y aunque no huele a nada, creí percibir un cierto perfume a uvas, más bien a uvas fermentadas, como a licor.
Creo que la flor durará en su lugar, el rododendro, el tiempo suficiente para que alguien le cante en persona alguna canción Cubana.
Ojalá eso suceda pronto.
Hágase cargo.
DR



domingo, 7 de junio de 2015

La vida

La vida, a edad temprana, se antoja una lejana luz, una "probabilidad" con discutibles tintes de llegar a hacerse realidad alguna vez.  ¿Se acerca? Probablemente, pero, muy  m u y  l e n t a m e n t e. Aprobamos despreocupadamente los exámenes para acallar a padres y profesores; delegamos, conscientemente o no, las responsabilidades de nuestros cuidado y aprendizaje en instituciones ya establecidas (y cuestionables) como la familia o el estado; perezosos, aplazamos el esfuerzo de enfocar con rigor y objetividad nuestros sueños y probables proyectos de vida; nos desparramamos en los torbellinos del placer, vengan del juego, el amor o tantos otros vicios... Nada mal; es el tiempo de todo ello y más. 
El problema es que cuando "llega" la vida lo hace de repente. De pronto, un día, alguien cercano muere... esa misma tarde, cuando aún no has salido del desconcierto causado por  noticia tal, la mirada buscando respuestas en el suelo, descubres que tienes las manos llenas de manchas. Desconcertado te das cuenta que desde hace unos meses has dejado de ver con nitidez. En menos de dos lunas llenas comienzas a olvidar dónde te has dejado las gafas.  Las chicas que una vez hicieron palpitar tu pecho y tu pelvis son hoy unas señoras muy parecidas a sus abuelas (aquellas santas viejitas en las que se difuminaban los castigos impuestos por nuestros pecados) que trajinan cargadas de hijos y borrosas detrás de cuánto maquillaje.  Tu cantante favorito tiene el pelo pintado y su poder de seducción dos tonos más grave. 
Sientes que estás en medio de un torbellino que se te hace ligeramente familiar pero que está fuera de tu control. 
Descubres la vida, como si estuviera acabada de llegar, justo en el momento en que ella c
omienza a alejarse, inatrapable, a una velocidad vertiginosa.   

viernes, 27 de junio de 2014

Impresiones a vuelo de pajaro del Concierto Secreto de Ruben Aguiar por Mike Porcel


                                  Por Mike Porcel....

Noticias del olvido

Todos somos exhibicionistas. Portamos una involuntaria inexplicable necesidad de desnudarnos.Cuando no nos atrevemos a mostrar el cuerpo desarropado o cuando temerarios deseamos exhibir nuestras vergüenzas saltándonos cualquier censura ¡nos hacemos poetas!
Los poetas son exhibicionistas que muestran aquella parte del cuerpo físico que en otros no es posible ver: el alma.
Yo, que soy un rascabuchador obsesivo y sin complejos, adoro estar horas y horas contemplando a un buen poeta a través de las rendijas de su libro...
Si encima es mujer y gusta que la miren...

...continúa en RUBEN AGUIAR - Blog
http://www.rubenaguiar.com/index.php/noticias-del-olvido/   

lunes, 2 de junio de 2014

Fuera de lugar

“Fuera de lugar”. Una canción que compuse en 1991.
Tenía ya treinta años y seguía siendo un niño. Lo sé porque la canción habla del hombre triste que entonces yo era. Y sólo un niño puede creer que a los treinta años ya se es un hombre.
Hoy día siento verdadero horror ante la posibilidad de haberme convertido ya en un hombre. Y es que desde hace unos pocos años he comenzado a sentirme nuevamente un niño, de esos que se saben definitivamente niños y no quisieran jamás dejar de serlo. Y sólo un hombre puede creer que un niño quiere no dejar de serlo.
Lo que sí tengo claro es que ha desaparecido el hombre triste que fui o creí ser alguna vez...
el de esta canción, precisamente...

Fuera de lugar.
Letra y Música: Rubén Aguiar Muñoz . Subtítulos en español.

I-
Un hombre aún por descubrir,
un hombre quizás hermoso y feliz,
vuelve a penar, rabia de mentir
y harto de amar se harta de vivir.

Detrás la música y el sol,
detrás el amor intacto de sí,
su tibio beso, falso y sutil...
El hombre se echa a morir.

Un hombre triste como una verdad,
Un tipo siempre fuera de lugar,
Un hombre se ha cansado de esperar,
se equivocó... ¡Qué vanidad¡

Un hombre aún por descubrir,
hermoso quizás, ingenuo de sí,
se hizo de flor, propuso un jardín;
nadie acudió... y se echó a morir.

Un hombre triste como una verdad,
un tipo siempre fuera de lugar,
un hombre se ha cansado de esperar,
se equivocó su vanidad:
creyó que para ser feliz
basta vencer la soledad

II-
Si no te hubiera amado con torpeza,
si hubiera echado atrás mis vanidades,
si a la simple nobleza de tu amor
hubiera opuesto mis verdades.

Si no hubiera callado mis tristezas
ni profanado tus virginidades,
si hubiera atado con tu corazón
mi viejo oficio de cobarde

te hubiera dado un sitio sobre el sol,
un tibio espacio sólo para amar,
te hubiera dado la felicidad
y un canto de amor para dos.

Si no te hubiera amado con torpeza
hoy no sabría de estas soledades.
Hubiera sido absurdo este dolor
y esta canción no fuera tarde ya.

Octubre 30 – 1991
---
Concierto Secreto en Xtrings Estudio. Octubre 18 de 2013.
http://youtu.be/7RS_Dl-ycvk

sábado, 31 de mayo de 2014

Cronica

"Crónica"
Transcurría 1992... lento... caluroso... 
Mi balcón de entonces pendía sobre el Boulevard de la Calle Medio que atraviesa el centro de la ciudad de Matanzas... 
Mi ocupación favorita de cada mañana, en los minutos previos a mi tardío encuentro con morfeo y la cama, consistía en observar desde tan privilegiado mirador a los hombres que pasaban, uno distinto cada vez, apenas el tiempo que tardaba en consumir mi último cigarrillo de la ya extinta madrugada.
Vi todo tipo de personajes. Me sumergí con ellos en la marea humana que apresuraba a diario su incorporación a la jornada de trabajo. Me confundí entre sus pasos sus prisas sus parecidas camisas y miradas. Eran los mismos ritual y estética del otro hombre que habitaba el caserón que era mi hogar entonces, el padre de mi chica.
Mi canción Crónica es una viñeta que retiene ese instante del hombre único que configuré con todos esos hombres que hoy vienen a mi mente cada vez que siento añoranza de humo... o cuando canto esta canción...

(Pedro Alfonso toca el violín en el momento de este "Crónica" durante el concierto... ¡Incalificable! ... Primero, porque es ese músico irrepetible que sabemos... Pero quizás también porque sabe de esos personajes de entonces, cuando apenas nos separábamos él y yo... hasta la tarde aquella que se largó “adondefuera”...)



…...............................

"Crónica"
Letra y Música: Rubén Aguiar Muñoz
Canta: Rubén AM
Directo del Concierto Secreto en Xtrings Estudio, Miami
Septiembre 13 de 2013


Crónica
Música y Letra: Rubén Aguiar Muñoz

Se ha levantado y va sin prisa, qué más da,
despabila su cuerpo en la bañera.
En el espejo ensaya una ya desgastada
risa de ser feliz que no le queda.
La cocina al revés, vasos sucios de ayer,
siente un leve dolor en la cabeza.
Mezcla un poco de fe con algo de café
y desayuna a sorbos su pereza.

En la radio una voz anuncia con vigor
que el Presidente anuncia que regresa.
Sobre su rostro crece la mueca que aparece
al escuchar que crece la cosecha.
Sacude sus zapatos, su ropa de trabajo,
amuralla su cuerpo con torpeza.
Muerde una maldición, se tira en su sillón,
fantasea un erótica vileza.

Sus ojos sin querer recorren la pared,
tropieza un rostro en un retrato viejo:
tristeza en el mirar, un traje militar,
una absurda medalla sobre el pecho.
En el cuello una cruz y el cuerpo de Jesús
clavado como nunca en el madero.
La muerte de papel colgada en el pared...
La muerte del sillón como un espejo...

Se quiere levantar, la rabia le hace mal,
acrecienta el dolor en la cabeza.
Algo le ata al sillón, crece la confusión...
en la radio se anuncia otra proeza.
Un refrigerador, auto y tele a color,
la falsedad ya no es una sorpresa.
“Luchar y resistir”, qué importa el provenir,
solo importa aliviarse la cabeza.

Se levanta por fin, toma su maletín,
su sonrisa feliz de “compañero”.
Atraviesa el portal y sale al Boulevard
con su aire contagioso de “hombre nuevo”.
El leve sol de abril le conmueve al salir
como un anuncio de la primavera.
Siente un raro placer, sonríe a una mujer
obvia la suciedad en las aceras.
Decide que no es hoy un día sin color,
compensa el tedio un poco de salud...
Y se echa a caminar con menos soledad
confundiéndose con la multitud.

Octubre 3 - 1992

miércoles, 28 de mayo de 2014

Nunca pidas a una mujer enamorada que ya no te quiera

Una mujer enamorada prefiere pasar todas las pruebas, las del infierno y las de la duda, las de la ausencia y las del fracaso, incluso las del olvido, antes que dejar de ejercer su amor...
Una mujer, además de triste, se queda alerta y expectante, lejos o a tu lado, si le pides que ya no te quiera...
Una mujer se pone muy peligrosa si le pides que renuncie al amor...
Y si esa mujer vive en poesía corres el riesgo de convertirte en inmortal en uno de sus contraataques...
Nunca te quedes dormido junto a una mujer a la que has pedido, aunque fuera en broma, que ya no te quiera... te puede ocurrir que debas andar el resto de tu vida en los oídos o la voz o el alma de todo aquel que ame la grande música y el verso exacto que arropa...
Sé de qué hablo... y aquí les dejo la prueba de mi erudición:

“Puedes pedirme” 
                              Letra y Música: Barbara Milian 

Desde tu beso llega la vida a convidarme para el amor
Me nombras Mía...  Me siento Tuya
Naces las alas de una canción
Puedes pedirme el mundo y el mundo habré de darte
Y si quieres el viento,  el viento buscaré.
El sol de madrugada.  El agua amando al fuego
La luna en pleno día. En el desierto el mar.
Puedes pedir la luz de mis pupilas
Y sin dudarlo mis ojos te daré
Pídeme el tiempo en un segundo
Pero…no me pidas ni por un momento
Que ya no te quiera amor porque NO PODRÉ!!

lunes, 19 de mayo de 2014

Javier Ruibal

Javier Ruibal y Joan Manuel Serrat han creado todo lo que yo salvaría de una España donde peligre la canción...
Al catalán lo conocemos sobradamente. Les presento al andaluz.
Ruibal es un manantial de canciones hermosas... un creador que, ya le he dicho, ha conseguido lo más grande que puede conseguir un artista: crear un estilo único de canción, abrir un camino tan personal que quien en él se adentre sólo conseguirá transitar por donde ya Ruibal ha pasado.
Su música es una mezcla de quejas flamencas y morunas inyectadas a lo más elegante de la canción europea y anglosajona, convertida esa amalgama en originalísimas melodías y armonizado todo con lo que se me antoja una variante minimalista de feeling cubano pero en andaluz... desde un guitarreo profundamente personal que acompaña como un coro o percusiones todo lo que el tremendo poeta que es Ruibal cuenta cantando... sus textos son poemas iluminados por esa música.
Javier es, además, un tipo especial... hombre noble... de alma y puertas abiertas...
Me ha avisado que está en New York este fin de semana. Yo estoy lejos y de canturreo... pero no quiero dejar de avisar, a quienes viven en la Gran Manzana y aledaños, de la oportunidad que tienen de disfrutar de algo particularmente especial en este género, la actuación del único creador que (es mi opinión) salva a la madre patria de quedarse con un solo gran cantautor.
Javier Ruibal estará este Viernes 30 en Queens, en Terraza 7 ...
y el Sábado 31 en Metropolitan Room, en Manhattan...
Les dejo aquí una de sus canciones. Dedicada a su hija Lucía, bailarina, hermosa... No es la mejor grabación, pero quiero escuchen el directo de Javier, su guitarra, su voz, la canción enorme, el estilo y el texto... probablemente como lo pueden escuchar este fin de semana los que tengan la suerte de asistir a sus presentaciones.
Buena suerte, hermano.
Rubén Aguiar
.

Les copio el texto:
Baila Lucía (Javier Ruibal)
Agua serás para el agua
Y para la luz, cristal de su cristal
Al universo diste tu palabra
Y con el alma la defenderás
Ya estabas bailando cuando lo soñaste
Esa del espejo no era otra sino tú
Para que tus dedos bordaran el aire
Te prestó la luna un mantoncillo azul
El duende te agarró por la cintura
Y la belleza puso lo demás
Habló la vida...
Baila la danza sagrada
La danza que bailan las hijas del sol
Hasta que los mismos cielos se perdonen
Baila que redima nuestro corazón
Por el balcón que mira a la alegría
Asoma un clavelillo de pasión
Baila Lucía...
Una fuerza incomparable
Una imparable estrella que tira de ti
Te revelará cómo salir del laberinto
Y trucará la carta de tu porvenir
Se te llenará el pecho de mundo
Y con todo el mundo ya te abrazarás
Por más que la pena marque siguirilla
Llegará el consuelo con la soleá
Bendita la gracia de tu anatomía
Cuando de pronto se arranca a bailar
Por bulerías...

jueves, 8 de mayo de 2014

Mi hermano Angel Aguiar y el bolero

Mi hermano Angel Aguiar hace con el bolero y con el son y con la guaracha y la guajira lo que los grandes maestros de la música cubana hacían hasta que se perdió el norte (o "en" el norte) con la llegada de la negación de todo lo que no fuera vulgaridad en casi todo lo cubano incluyendo buena parte del mayor tesoro de nuestra nación: la música...
¡Angel canta desde el alma!
Es cierto que dispone también de varias herramientas que aseguran un acabado de lujo:
- su Voz, natural y grande y sin el engolamiento ni el "anarizamento" ("analrizamiento" más bien) que se impuso en las orquestas cubanas desde los 60 y que se consolidó con la Timba...
- sus escuelas: rumba de solar y barrio donde crecimos... tonadas campesinas y punto cubano inyectados en nuestras venas por madre y padre, guajiras y criollas... las Escuela de Artes...
- el Oboe... ese instrumento que toca de manera magistral
- la Orquesta Sinfónica...
- su conocimiento de todo el repertorio popular cubano y latino además de todo el repertorio sinfónico, lírico, "culto" que tocó durante muchos años...
Herramientas exactas que explican ese toque de contención cuando interpreta cualquier canción, esa elegancia y decir tranquilo tan poco habitual ya en el género, salvo, como dije al principio, en los pocos maestros que van quedando de otros tiempos... con pocas opciones de relevo en el panorama visible...
Por todo eso también puede grabar y producir casi todo tipo de género musical, labor que hace en el Estudio AlamRecords Aguiar Muñoz de Madrid, del que es propietario.
En este video que comparto está acompañado por otro gran amigo y magnífico cantante matancero: Osmandy Fuentes... compositor y guitarrista y bongosero y un testarudo "estudiador" de la música toda y un talentoso profesional con quien tuve el honor de trabajar con mi Trío Matancero durante 15 años... y al que extraño tremendamente...
Y para dejar boquiabiertos a quienes conozcan de estas lides tienen como tercer integrante del trío a uno de los más sorprendentes pianistas que puedan escuchar, muy joven, Sergio Fernandez... Observen que es un hombre con dos instrumentos: el bajo en su mano izquierda... (no "acompaña con sonido de bajo".. Sergito está "tocando bajo" con esa mano, haciendo lo que ha de hacer ese instrumento) mientras acompaña, dibuja o descarga con su otra mano como también ya pocos tocan la música cubana en la isla... "Macho" decimos los guajiros... Sergio toca "Macho", "como los de antes", como los pianistas que escuchamos en la viejas grabaciones de siempre....
Ojalá disfruten como yo de esta versión de "Si tú supieras"... bolero en tiempo de son... del Trío Matancero de Madrid...
Poco a poco compartiré otros videos...


jueves, 27 de febrero de 2014

Paco de Lucía ha muerto

Paco de Lucía ha muerto.... No me es posible decir mejor lo que a propósito de esa ausencia dice Barbara Milian en su muro, desde sus ojos guitarreros y humanos, desde su teclado escaso de tildes pero sobrado de mayúsculas... vocales... imágenes... respeto al Maestro...

 "….le comentaba hace unos dIas, a Rubén Aguiar Muñoz …..conmovidos igual ante la muerte…”porque seguramente la edad de morir no existe.”…….hoy otra vez con su triste hAlito nos envuelve la noticia de un grande que se ha ido…Paco de LucIa…….inevitable le pienso ENTRE DOS AGUAS….la de llegar y la de partir….entre rIo y rIo el mar….y en ese mar EL MAR….y en ese MAR la vida….SU VIDA…..esa en que se regalO el hermoso y total egoIsmo de ser siempre mejor…..preciosismos de su andar flamenco al abrigo de otras costas que le acogieron en su grandeza y excelencia…..patrimonio para el universo….orgullo de ser en la guitarra……..Paco de Lucia se ha ido…….Paco de Lucia se ha ido?.............”El duende flamenco”….”Fuente y caudal”….”Almoraima”…..”Concierto de Aranjuez” ....”Friday night en San Francisco”…..que se ha ido?.....UN HOMBRE…UNA GUITARRA…..UNA OBRA!!!!!!!........y la mUsica…..infinita…necesaria….ETERNA!!!!!!"

Barbara Milian Zayas





lunes, 24 de febrero de 2014

Ibrahim Ferrer, cantante de  Buena Vista Social Clubmaestro y gloria de la canción cubana, interpretando  junto a la compositora, guitarrista y cantante matancera Bárbara Milian Zayas, el bolero "Vida Amalia", escrito por el padre de Bárbara,  Gabriel Milian, y dedicado a su madre Amalia Zayas, también creadora de canciones, en algún momento a principios de los años cincuenta.
El tema que canta junto a Ibrahim forma parte del disco de Bárbara "Sueños guardados", del sello Promusic EGREM, del año 2001.  
Comparto el registro de este encuentro de dos grandes artistas, en el que ofrecen una entrevista previa a la interpretación del bolero, en la televisión cubana, 
Magníficos ambos! 
Seguramente disfrutarán tanto como yo.