miércoles, 28 de mayo de 2014

Nunca pidas a una mujer enamorada que ya no te quiera

Una mujer enamorada prefiere pasar todas las pruebas, las del infierno y las de la duda, las de la ausencia y las del fracaso, incluso las del olvido, antes que dejar de ejercer su amor...
Una mujer, además de triste, se queda alerta y expectante, lejos o a tu lado, si le pides que ya no te quiera...
Una mujer se pone muy peligrosa si le pides que renuncie al amor...
Y si esa mujer vive en poesía corres el riesgo de convertirte en inmortal en uno de sus contraataques...
Nunca te quedes dormido junto a una mujer a la que has pedido, aunque fuera en broma, que ya no te quiera... te puede ocurrir que debas andar el resto de tu vida en los oídos o la voz o el alma de todo aquel que ame la grande música y el verso exacto que arropa...
Sé de qué hablo... y aquí les dejo la prueba de mi erudición:

“Puedes pedirme” 
                              Letra y Música: Barbara Milian 

Desde tu beso llega la vida a convidarme para el amor
Me nombras Mía...  Me siento Tuya
Naces las alas de una canción
Puedes pedirme el mundo y el mundo habré de darte
Y si quieres el viento,  el viento buscaré.
El sol de madrugada.  El agua amando al fuego
La luna en pleno día. En el desierto el mar.
Puedes pedir la luz de mis pupilas
Y sin dudarlo mis ojos te daré
Pídeme el tiempo en un segundo
Pero…no me pidas ni por un momento
Que ya no te quiera amor porque NO PODRÉ!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada