viernes, 9 de abril de 2021

Cuba no es el socialismo: Cuba es el socialismo 60 años después.

 

Cuba no es el socialismo: Cuba es el socialismo 60 años después.
Las personas para quienes el dinero es lo más importante no ven venir el socialismo. No se les ocurre asociar las escaseces con otra cosa que no sea el dinero. Simplemente no se les ocurre un motivo más elevado para dar sentido al futuro que la abundancia o la escasez del dinero.

Pero el socialismo no es escasez de dinero, es escasez de libertad. El socialismo es ausencia de futuro.

Un mundo de hombres con los bolsillos y cuentas bancarias llenos de dinero no es un mundo deseable ni digno ni significa nada si esos hombres no son libres, si no pueden decir lo que piensan y hacer lo que desean sin ser controlados por el poder.
Por el poder que sea: el del gobierno o el del juicio social, el de las instituciones o el de los ciberforos de la modernidad, el de la ley o el de la aceptación y el consentimiento de los otros.

El socialismo es atadura. Es limitación y destierro de sí mismo a todo aquel que sienta y piense de manera diferente a quien impone el socialismo. Es dogmatismo, abuso de poder, imposición de ideas y de acciones. Socialismo es no permitir ser a quien no es socialista.

El socialismo no es economía destruida, que también: es violación de los derechos naturales y morales del individuo e imposición de deberes hacia el grupo.
El socialismo es altruismo obligado, asumido como noble y esencial por obra y gracia del sectarismo de quienes no se toman el trabajo de pensar en lo dañino que es, para el acto de sentir amor por el prójimo, que te obliguen a amar al prójimo.

El socialismo es el horror de la prohibición. El socialismo es la destrucción de la historia y sus símbolos. Socialismo es la declaración de la cultura occidental como el mal sobre la tierra.

Es odio. El socialismo es el odio. El odio al que piensa distinto, al que no permite que le dicten quién ser, cómo debe ser, qué debe hacer y qué decir. El odio al otro. El socialismo es el odio a mí, que no soy socialista. El socialismo es el castigo a quien no comulgue con el socialismo.

El socialismo es el odio al hombre blanco y la acusación